Ausencias

2018-07-17

Ausencias

Llegarán tiempos
en que todos los cielos
se derrumben
sobre nuestra historia.
Y la naturaleza
permanecerá impasible.

Nos mostrará
la escasa relevancia
de lo que un día
nos pareció tan importante.

De ese libro que leímos
y nos cambió cuando éramos jóvenes,
hoy sólo buscamos excusas
que justifiquen nuestros errores.

Y esa canción tan intensa…
sólo era dolor adolescente,
imitación desangelada
de una tormenta.

Aquel dolor no era tan intenso en realidad
como el dolor de los años
que pasan sin control.
Ahora daríamos todo
por volver a sentirlo de nuevo.

Todos los errores que cometí
ahora ya no se pueden deshacer
y me animan
a cometer otros nuevos.

Errores de juventud
son impuros en la edad adulta.
Hoy no puedo decirte
que no conociera las consecuencias.

Y, paradójicamente,
ahora me refugio
en la vana esperanza
de que pase el tiempo
y todo lo borre.

Conseguir mantenerme sobrio,
detener mi deterioro cerebral,
permanecer despierto el tiempo suficiente,
hasta alcanzar la redención.

Ausencias

Estaciones

2018-07-14

Estaciones

En cualquier estación

fuiste el verano

que, al llegar,

iluminaba todas mis habitaciones.

 

Recuerdo las casas en ruinas,

la vegetación abriéndose paso,

la comida mínima

y las fuentes de agua

que bajaba directa de los manantiales.

 

Paseábamos por caminos

nunca antes transitados.

De vez en cuando,

me giraba

y tú

siempre decías que no era suficiente,

debíamos llegar un poco más lejos.

 

Hasta que llegaba la nieve

y yo me resignaba

a vivir en habitaciones oscuras.

Y entonces me sentaba a escribir,

creyéndome poeta,

versos que olvidaran tu ausencia.

 

El camino se hacía largo,

la comida escaseaba

y yo imaginaba un mundo de flores de colores

que no se habían marchitado

bajo el manto frío.

 

Se acababa la leña,

se congelaba el dolor.

Hasta que volvían tus huestes

y lo llenaban todo de sal.

La misma que en mis heridas

marchitaban la primavera.

 

Y, cuando pensabas,

que ya había sufrido suficiente

volvías a sustituir mi luz artificial,

alargabas mis días,

me quitabas la ropa

y me alimentabas con fruta fresca

y agua embotellada.

 

Subíamos de nuevo al bosque

y explorábamos todos los precipicios.

No me habría importado caer

si lo último hubieran sido tus pupilas,

húmedas y cubiertas de sal.

 

Pero no tuve suerte,

ha vuelto el otoño.

Ya no recuerdo tu mirada

y se me caen las hojas.

 

 

estaciones

La extinción de los grandes iconos de la música popular

2018-07-10

La extinción de los grandes iconos de la música popular

Morían a mi alrededor
mas yo no era capaz de sentir congoja.
Tenía que fingir todo el tiempo.

Era la Tercera Guerra Mundial,
en la que decidimos ir a por los cantantes.
Gastamos una cantidad de droga
mucho mayor de la que sus cuerpos podían procesar.

Y después compusimos canciones que no rimaban
ni se acordaban de ti,
música siniestra e industrial,
gris como el cemento.

La guerra fue tan divertida,
hasta que terminó
y los políticos decidieron no ofender a nadie.

Recuerdos nuestros paseos por la playa en agosto
sorteábamos los cadáveres
de los músicos que murieron haciendo surf
con una tasa de alcohol por encima de la permitida.

Ya no tenemos derecho a estar tristes
las nuevas canciones nos exhortan:
“levántate, haz algo productivo”,
y nuestros nombres de enamorados
yacen bajo una capa de pintura blanca.

Y hay agentes de policía
tocando la guitarra en el metro
al ritmo de las pisadas
de los soldados que desfilan calle abajo.

No volverás a mirar al mar
y, en los días de invierno,
te vestirás del gris
de las gotas de lluvia.

Y te confundirás con las paredes,
pero no te preocupes,
estarás más relajada
cuando no intentes escalarlas.

Pensar sólo te servirá
para ser más consciente
de la mediocridad
que te rodea.

Y no sé qué decirte
cuando sueñas
sólo quieres
negar la realidad.

No hay final feliz,
ni beso de película.
No conducirás
conmigo hacia el horizonte.

Porque no quedan canciones
que merezcan la pena,
ni existen en mi interior
finales felices.

Porque una lanza me atravesó
y ya no quedan heridas
en las que refugiarme.

Porque mis grandes ídolos
mintieron
y yo no me arrepiento
de haberlos matado.

música

Fingir (cine dentro del cine)

2018-07-06

Fingir

Él habla y habla,
como si yo no existiese.
Define mi pasado y mi futuro,
propulsado por mi rabia.

Y me pregunto
si no ha llegado por fin el momento
de dejar de odiar.

Él dice que no.
Y empiezo a tener dudas
sobre lo que significa
que nos haya pisado la realidad.

No vivimos aquí,
lo sé,
no somos como vosotros,
ni lo queremos.

Porque sabemos que ningún problema importante tiene solución.

fingir


Sabemos que,
de proponérnoslo,
volaríamos entre las nubes,
surcaríamos el horizonte.

Sólo necesitaríamos la sustancia adecuada.


En los vídeos musicales
Siempre parece que saben algo que nosotros no sabemos.
Y sólo lo entendemos mientras dura la canción,
después lo olvidamos.
Y escuchamos esas canciones mil veces,
Intentando volver a sentirlo una y otra vez.
Y una y otra vez lo olvidamos.

¿Sé lo que sé o sólo lo sé cuando escribo?
¿Me convierto en otra cosa o sigo siendo vulgar?
¿Cuál es mi canción?
¿Qué música se quedará conmigo y me hará sentir siempre bien?

¿Te protegeré con sólo una frase de todas tus catástrofes?

fingir


La película en sí fue para mí una definición perfecta de la catástrofe.
Si los actores defendieron bien sus personajes sólo fue
porque no se molestaron en leer el guion.
No se atrevieron a discutirlo,
quizá hubieran parecido poco inteligentes,
porque el director es un genio
y la película iba a ser una gran obra maestra.
Tuvo muy buenas críticas en el momento de su estreno.

fingir


Y no me quejo, joder,
porque sé que a ti te ha tocado la peor parte.
Y, aunque quiera hacerlo mejor,
sé que sólo conseguirás ser feliz cuando yo no esté.

El amor pasional y desesperado
nos convierte en moscas
atrapadas en una gran tela de araña.


 

Y ella de tanto en tanto me observa
y me dice que escucho la música demasiado alta,
que me voy a quedar sordo.

Y de vez en cuando me dice
que el tabaco, el alcohol y la comida que como
son veneno.

Me dice que no le abandone,
que si me voy antes que ella,
no lo podrá soportar.

Porque yo soy su desastre natural,
en la cocina después de hacerme la cena,
en la cama eyaculando demasiado pronto.

Me sujeta la mano de noche
y me acaricia hasta cansarse.
Y yo finjo que me molesta.

fingir

Retazos concatenados de documentales sobre vida extraterrestre

2018-06-28

Retazos concatenados de documentales sobre vida extraterrestre

Me pregunto
en qué dimensión perduran
todas esas vidas que imaginé de niño.

Tal vez esté muerto,
aquel día pensé tan cierto que era el final.
Y mi existencia ahora no es otra cosa que el fruto de mi inoperante imaginación,
una insípida combinación de elementos químicos.

Retazos concatenados de documentales sobre vida extraterrestre


La televisión se inventó
para poder ver a los monstruos
sin que nos pudieran tocar.

En el cine son otros los que disfrutan
de tantas existencias alternas
que hubiéramos querido protagonizar.

Y en la literatura,
anidan los sentimientos
que no te podré explicar.

Podría hablarte de ellos
pero sólo entenderías los puntos suspensivos.

Podría ser un fantasma
y no moriría nunca.
Podrías serlo tú
y hacerme feliz siempre.


A veces me pregunto donde te quedaste,
en qué lugar te abandoné.
Quién eras realmente
y quién sería yo si fuera tú.

Mil veces te he salvado
cuando las sombras te atacaron
pero nunca en la dimensión correcta.

Fui más rápido, más fuerte,
y no sirvió de nada.
Después intenté limpiar el alquitrán pegado a mi piel,
y no sirvió de nada.

Por ese olor te pido disculpas.

Retazos concatenados de documentales sobre vida extraterrestre


Y disculpas por todo lo demás,
por una historia que se repite tantas veces,
por esa pared pegajosa,
llena de humedad,
que he pensado en pintar tantas veces.

Él no fue consciente de lo que hacía,
tal vez tú tampoco.
Nuestra historia no es un círculo;
es una espiral.

Y por más que supliques descanso
yo no dejaré de salvarte.

Por más que te duela,
que te destroce por dentro,
esa es mi misión.

Y no pienso rendirme.


Aunque yo también necesite descansar.

Aunque mi estómago agotado no acepte más alimento.

Y mis pupilas inquietas
cubran el iris en su totalidad.

Y puede que no haga falta un esfuerzo sobrehumano.
Porque ya lo dijo alguien en otro lugar:
puede que baste con sólo una canción para salvarnos.
Pero no podemos vivir solamente de las canciones.

Y en el cine,
la euforia nos acompañará
cuando le hayamos destrozado el rostro.
Pero tendremos que rodar una secuela,
y otra más.

Y la literatura esconde
deseos inexplicables
que pugnan por salir a la luz.

Yo no escribo,
sobrevivo.

Eso no me lo podrás quitar.

Retazos concatenados de documentales sobre vida extraterrestre

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial